Libro Tributario para controles en las diferencias contables-fiscales 2015

15 febrero, 2016

¿Cuál debe llevar su empresa?
El Decreto 2548 de 2014 señala la forma en la que se van a controlar las diferencias contables-fiscales que surjan del proceso de convergencia a NIIF de cada organización obligada a llevar contabilidad, en este sentido el Decreto establece dos posibilidades para controlar dichas diferencias, así:

  1. Registros Obligatorios: Corresponde a un sistema de registro adicional, en el que se señalan las diferencias que surjan entre la convergencia NIIF y las bases fiscales, respecto al reconocimiento, medición, dinámica y valuación de activos, pasivos, patrimonio, ingresos, costos y gastos.
  2. Cuando las diferencias obedezcan únicamente a exigencias fiscales, como por ejemplo los intereses presuntos, no es necesario llevar a cabo este sistema de registro.
    Libro Tributario: Es un libro auxiliar adicional, donde se consignan todos los hechos económicos que de conformidad con las normas fiscales deban ser tenidas en cuenta en la determinación de los impuestos del contribuyente. Se trata de una especie de contabilidad fiscal, donde se debe identificar cada tercero, los soportes y comprobantes internos y externos correspondientes a cada operación que se realice.

Las declaraciones tributarias se soportarán con base en cualquiera de estos dos sistemas o posibilidades. Los registros obligatorios y/o el libro tributario, tendrán plenos efectos probatorios en procesos de fiscalización adelantados por la DIAN, y los procesos contencioso administrativos durante el periodo de adaptación de las normas tributarias al nuevo sistema contable bajo NIIF; que corresponden para el grupo 1 y 3, del 1 de enero de 2015 hasta el 31 de diciembre de 2018 ; y para el grupo 2, del 1 de enero de 2016 hasta el 31 de diciembre de 2019.

Es importante señalar que de conformidad con el anexo 1 del Decreto, la DIAN debe empezar durante el 2015 y hasta el 2017 con la socialización del mismo en las direcciones seccionales, además de expedir una guía práctica para la aplicación del Decreto, haciendo un estudio de los impactos en la implementación para 2018 y proponer las reformas legales necesarias.

A la fecha no se ha expedido la guía, pues la DIAN decidió hacer caso omiso al mandato legal y expedir simplemente el Concepto No. 0512 de junio de 2015, en el que precisó que las bases fiscales deben permanecer inalteradas durante los cuatro años dados para que se adapte la normatividad tributaria a los cambios NIIF y por lo tanto se crean dos alternativas para controlarlo, que son el libro tributario y los registros obligatorios que ya se mencionaron.

El Concepto difiere mucho de ser una guía práctica y no establece la forma y frecuencia con la que se deben hacer los registros obligatorios o con la que se deben alimentar el libro tributario, por lo que no es claro qué metodología deben seguir los contribuyentes para poner en práctica la norma. El concepto simplemente dice que se deben realizar los registros obligatorios o el diligenciamiento del libro tributario cuando surjan diferencias entre lo contable y lo fiscal.

Sin embargo, cobra importancia en el sentido que la DIAN señala que el contribuyente es libre de elegir el método para controlar las diferencias, entre lo contable y lo fiscal, atendiendo a lo sustantivas y numerosas que resulten.

Lo recomendable es que si la contabilidad presenta muchas diferencias sustanciales respecto a lo fiscal se lleve el libro tributario, y de no ser así se podrían llevar los registros obligatorios; ahora bien, si no se presentan diferencias no es necesario llevar ningún registro adicional, sino controlar cualquier cambio en las cuentas de orden.

Lo más preocupante es que en la más reciente resolución de la DIAN, se señala que para la presentación de la Renta del año gravable 2015 de algunos contribuyentes, se deben reflejar las bases contables bajo NIIF en la columna de valores contables del formulario 1732, lo que haría pensar que la DIAN considera que el Concepto emitido es suficiente para poner en práctica el libro fiscal o los registros obligatorios, situación que no es clara para los empresarios ni contadores y que seguramente generará problemas en la fiscalización de los años venideros.

Teniendo en cuenta lo anterior, todas las organizaciones obligadas a llevar contabilidad deben tener el control de las diferencias contables (bajo las NIIF) y las bases fiscales a través de registros obligatorios o el libro tributario. Si la empresa pertenece al grupo 2 la obligatoriedad de adoptar cualquiera de estos dos sistemas va desde el 1 de enero de 2016 hasta el 31 de diciembre de 2019, si pertenece al grupo 1 va desde el 1 de enero de 2015 hasta el 31 de diciembre de 2018.

No es necesario realizar ningún trámite ante la DIAN para implementar cualquiera de los dos mecanismos de control, simplemente se debe validar cuál es el más adecuado para la compañía teniendo en cuenta la cantidad y sustancialidad de las diferencias contable-fiscales, e implementar el libro tributario o los registros obligatorios.





Todos los derechos sobre este artículo son propiedad exclusiva de Tributar (en relación a los derechos económicos) y su respectivo autor (en relación a los derechos morales). Solicitamos no copiarlo o compartirlo sin citar a su autor, o implementarlo sin el debido acompañamiento profesional.


Johana E. Prieto

Gerente Legal y Tributario

Etiquetas:

Contáctese con uno de nuestros profesionales

Johana E. Prieto Gerente Legal y Tributario

Ver perfil en LinkedIn

Envíenos una consulta

Sobre nosotros

Tributar ingeniería tributaría

Cuenta con un equipo de más de 30 profesionales dedicados a generar valor agregado en cada uno de los servicios prestados.

⇢ Estamos para ayudarlo pongase en contacto

Conozca la opinión de nuestros profesionales

Síganos en nuestras redes sociales o suscríbase a nuestro Newsletter. Nuestro boletín no contiene información publicitaria.

ARTÍCULOS RELACIONADOS.