Principales cambios en el costo de bienes inmuebles con la reforma tributaria.

24 abril, 2017 Impuestos

La reciente reforma tributaria (Ley 1819 de 2016) planteó cambios en lo atinente al costo fiscal de los bienes inmuebles. Así las cosas, las modificaciones realizadas presentan entre los principales cambios los siguientes:

  1. Una diferenciación para determinar el costo fiscal de los bienes inmuebles, por una parte, de los no obligados a llevar contabilidad, respecto de aquellos obligados a llevarla.
  2. Se presenta una modificación en cuanto al costo de los activos al momento de su enajenación.
  3. Bajo el nuevo esquema, para los contribuyentes no obligados a llevar contabilidad el costo de los inmuebles se determina por: a) el precio de adquisición; b) el costo de las construcciones y mejoras y c) las contribuciones pagadas por valorización del inmueble o inmuebles.
  4. Para quienes están obligados a llevar contabilidad, ya sea que se trate de inventarios o de activos fijos, y dependiendo de la característica del activo como propiedad, planta y equipo o propiedad de inversión, el costo está dado por la sumatoria de: (i) el precio de adquisición; (ii) los costos directamente atribuibles hasta que el activo esté disponible para su uso; (iii) las mejoras, reparaciones mayores e inspecciones, que deban ser capitalizadas. Al momento de la enajenación el costo fiscal estará conformado por el valor que se señaló anteriormente, ajustado fiscalmente con el Decreto que el Ministerio de Hacienda expide anualmente menos la depreciación o amortización que se haya deducido fiscalmente.
  5. Por otra parte, cuando la característica del bien este dada por ser un activo no corriente mantenido para la venta, se establece en la ley que se atenderá a tres criterios como son: (i) precio de adquisición; (ii) costos directos atribuibles en la medición inicial; (iii) menos cualquier deducción que haya sido realizada para fines del impuesto sobre la renta y complementarios. Al momento de la enajenación de este tipo de activos el costo así determinado, corresponderá al costo fiscal de enajenación.
  6. Se permite seguir tomando como costo fiscal para los inmuebles que son activos fijos, el avalúo o autoavalúo declarado en el Impuesto Predial, pero restando las depreciaciones que hayan sido deducidas fiscalmente.
  7. Ahora bien, frente a la realización del ingreso en la enajenación de los bienes inmuebles, se observa que la misma se presenta en la fecha de la escritura pública correspondiente, para los obligados y para los no obligados a llevar contabilidad.




Todos los derechos sobre este artículo son propiedad exclusiva de Tributar (en relación a los derechos económicos) y su respectivo autor (en relación a los derechos morales). Solicitamos no copiarlo o compartirlo sin citar a su autor, o implementarlo sin el debido acompañamiento profesional.


Johana E. Prieto

Gerente Legal y Tributario

Servicios : Impuestos

Contáctese con uno de nuestros profesionales

Johana E. Prieto Gerente Legal y Tributario

Ver perfil en LinkedIn

Envíenos una consulta

Sobre nosotros

Tributar ingeniería tributaría

Cuenta con un equipo de más de 30 profesionales dedicados a generar valor agregado en cada uno de los servicios prestados.

⇢ Estamos para ayudarlo pongase en contacto

Conozca la opinión de nuestros profesionales

Síganos en nuestras redes sociales o suscríbase a nuestro Newsletter. Nuestro boletín no contiene información publicitaria.

ARTÍCULOS RELACIONADOS.