Así es la Ley de Financiamiento del Gobierno

La iniciativa económica traería simplificación de sistemas, deducción del Impuesto del Valor Agregado, pero al tiempo gravar los productos de la canasta familiar, brindar incentivos tributarios a los empresarios, sin embargo aumentar el impuesto de renta.

Hoy, el Gobierno Nacional radica ante el Congreso de la República el proyecto de Ley de Financiamiento.

El presidente Iván Duque Márquez manifestó que el documento busca mayor formalización que pueda traducirse en más equidad, y descartó que se trate de una iniciativa para favorecer al gran capital.

De acuerdo con José Andrés Romero, director de la Dian, la ley estaría compuesta por un total de 199 artículos que contemplan la simplificación de sistemas, la implementación de un tribunal fiscal, notificaciones electrónicas, facilitación del cumplimiento de las obligaciones tributarias, formalización de la economía y toda una serie de herramientas para que el sistema sea mucho más amigable con los contribuyentes.

En la ley también se incluirá el nuevo régimen simple, que reemplazará el monotributo, y promoverá un régimen para que los empresarios pequeños presenten una sola declaración, en donde paguen el 5% de sus ingresos brutos e incluya renta, ICA, impuesto al consumo, aportes a la seguridad social en salud y pensiones de todos sus trabajadores, sistemas de implementación de factura electrónica de manera gratuita, entre otros beneficios.

Propuestas del proyecto

La iniciativa propone bajar la tasa efectiva de tributación a las micro, pequeñas, medianas y grandes empresas, para que tengan mejores condiciones para generar empleos estables y a largo plazo.

Además, beneficiará con cero impuesto de renta, durante 10 años, para todos los que lleven inversiones productivas al campo colombiano, y generen empleo formal y de calidad en la zonas rurales del país.

Para Jorge Enrique Bedoya, presidente de la Sociedad de Agricultores de Colombia, SAC, “no se tiene claro tampoco cómo sería el tema del recaudo, aproximadamente el 65% de productos se venden en tiendas de barrio o plazas de mercado, y el nivel de formalidad no es muy alto”.

Así mismo, facilitará la deducción del IVA sobre las inversiones que se hacen en bienes de capital, para que podamos hacer reconversión tecnológica, transformación industrial”.

María Claudia Lacouture, directora de AmCham Colombia, argumentó gran preocupación frente al futuro del sistema tributario colombiano. “Durante las últimas semanas hemos conversado con diferentes empresas estadounidenses, interesadas en invertir en nuestro país, y el primer interrogante que nos hacen es qué va a pasar con la ley de financiamiento, porque parte de las decisiones de negocio están, obviamente, relacionadas con el desarrollo de esta legislación”.

El mandatario de los colombianos agregó que lo que se pretende “es tener un régimen empresarial simplificado para esas micro y pequeñas empresas”, ya que esto genera desarrollo empresarial y el país gana.

Declaración de renta

De acuerdo con el presidente Duque Márquez, la iniciativa no busca afectar a la clase media emergente, por eso recalcó que “quienes hoy declaran renta y no pagan, no van a pagar. Quienes hoy pagan renta hasta 35, 40 millones de pesos, no van a pagar más de lo que ya pagan”.

“Hemos detectado que por encima de esos ingresos se puede propiciar un mayor pago, que puede ser superior a los $3 billones, nos permite articular muchas de las reducciones”.

Para el mandatario no se puede seguir propiciando impuestos que generan inequidad, porque las personas de mayores ingresos son las que más se benefician de los productos exentos del IVA.

Actualmente, la canasta familiar colombiana está compuesta por 181 productos, donde 98 están gravados con un IVA del 19%, 10 con un 5% y 73 tienen una tarifa cero.

Los productos que hoy están exentos del impuesto son: arroz, pan, papa, yuca, tubéculos, plátano, cebolla, tomate, zanahoria, legumbres frescas, frijol, arveja, naranjas, bananos, tomate de árbol, moras, frutas frescas, res, cerdo, pollo, pescado, bebidas no alcohólicas, huevos, leche, queso, panela, sal, almuerzos, comidas rápidas, gastos de cafetería, consultas médicas, medicina especializada, exámenes de laboratorio, imágenes diagnósticas, servicios de hospitalización y ambulancias, medicina, aparatos ortopédicos.

También, matrículas, pensiones, textos, cuadernos, arrendamiento (efectivo e imputado), gas, energía eléctrica, acueducto, alcantarillado y aseo, e insecticidas, porte de cartas, otros servicios, bus, busetas, taxi, medios para transporte urbano, bus intermunicipal, libros, revistas, periódicos, servicios culturales, bebidas alcohólicas, higiene oral, servicios bancarios y seguros de vehículos.

Aunque solo después de que sea presentado ante el Congreso la Ley de Financiamiento se sabrá cuáles son los productos y servicios que el Gobierno de Duque Márquez sugiere gravar.

No obstante, Carlos Lizcano, presidente de Tributar Consultores S.A., afirma que proponer el aumento del IVA en la canasta familiar dispararía los temas inflacionarios para el primer semestre de 2019, y traería una consecuencia inequivoca en el descontrol frente al incremento del índice.

Entre tanto, Bedoya explicó que si bien actualmente el consumidor no paga IVA, el productor tiene el beneficio de la devolución.

Con la propuesta por ejemplo, los huevos, que están exentos del IVA, al gravarlos con el 19% se subiría esta misma cantidad en su precio, entonces un huevo que vale $300, costaría $57más.

Para Bedoya, estos aumentos podrían llevar a una reducción del 9% en el caso del consumo, basado en cálculos de Fenavi.

 

Fuente: Vanguardia