Renta a personas naturales debilitaría bolsillo de la clase media

El 83 % del recaudo del impuesto a la renta proviene de personas jurídicas, mientras que el promedio de América Latina se ubica en 64 %, destaca la exposición de motivos del proyecto de reforma fiscal.

Que las empresas deben pagar menos impuestos y que la carga tributaria de las personas naturales debe ser mayor es una necesidad que muchos creen que existe. Sin embargo, lo que distintos sectores piden es que la ecuación de los impuestos sea una realidad: que el de mayores ingresos pague más y que la carga tributaria sea más liviana para el de menor ingreso.

En la reforma fiscal del presidente Iván Duque esa ecuación estaría lejos de la realidad. El IVA propuesto golpearía más a las clases populares y el impuesto a la renta se ensañaría contra la clase media, coinciden analistas.

El IVA y el impuesto de renta son los dos tributos más importantes en términos de recaudo, dice el Gobierno. Bajo la estructura actual, estos impuestos no están contribuyendo en mayor medida a mejorar la distribución del ingreso.

El Gobierno recuerda en un informe que, en 2016, el recaudo agregado de IVA y renta representó el 70 % del recaudo tributario total. En 2017, la participación de estos dos impuestos fue del 82 % del total del cobro de impuestos.

La reforma tributaria que, desde la Casa de Nariño llaman la ley de financiamiento, busca elevar la renta y hacer más efectivo el IVA. Pero el impuesto de renta seguramente va a adelgazar el bolsillo de los colombianos de clase media.

“Este nuevo revolcón normativo impacta los bolsillos de parte de la clase media colombiana, a través de la afectación de la base gravable con la eliminación de beneficios fiscales”, advierten expertos de la firma KPMG en Colombia.

En las pocas apariciones que ha tenido el ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla, ha insistido en que “las personas jurídicas (empresas) en Colombia tributan en exceso” y las personas naturales van a contribuir en el caso de los patrimonios altos, superiores a los $3.000 millones.

Durante la discusión de la reforma fiscal que llevó el Gobierno al Congreso, los diferentes sectores de la producción nacional que se sienten afectados con la propuesta, seguramente, van a soltar su arsenal concentrados en los grupos de cabildeo (lobbistas), mientras la clase media quedará a merced de los legisladores.

“El proyecto de reforma tributaria o ley de financiamiento, presentada por el Gobierno nacional, sumada a la actual situación económica del país, descarga toda su fuerza y contundencia sobre la clase media colombiana, la cual, bajo estas circunstancias, se convierte en una población vulnerable”, resalta Carlos Lizcano, presidente de la firma Tributar Consultores.

La iniciativa del Gobierno “propone gravar con tarifas más altas a las personas naturales de mayores ingresos, lo cual, en principio, se cumple incrementando la tarifa del impuesto para las personas naturales hasta el 37 %, que eleva en 4 puntos la tarifa máxima, actualmente aplicable a rentas de trabajo y en dos puntos la tarifa máxima aplicable, para las demás rentas”, resalta KPMG en Colombia.

El Gobierno quiere ampliar la base de las personas que deben declarar renta, buscando cruzar información para evitar la elusión y evasión de impuestos y buscar reducir la carga de las empresas con el fin de que mejoren el empleo. “La expectativa es si eso se logrará”, señala Jorge E. Rodríguez, director de posgrados de Ciencias Económicas de la Universidad Libre.

Desde 1990 se han llevado a cabo más de quince reformas al estatuto tributario en Colombia, recuerda el Gobierno. Estas reformas han dado origen a un sistema excesivamente complejo, inequitativo e ineficiente. Pese a reconocer que si bien algunas de las medidas adoptadas han ido en la dirección correcta, como las que disminuyen los costos laborales no salariales que asumen las empresas, la tarifa efectiva que enfrentan las corporaciones sigue siendo elevada en Colombia.

En el país existen tributos que castigan el flujo de utilidades, como los ingresos brutos de las empresas; esos impuestos van a ser reducidos gradualmente hasta ser eliminados, indica Carrasquilla. El ministro se refiere a la posibilidad de que las empresas descuenten el ICA (Industria y Comercio), el cuatro por mil y la renta presuntiva de las obligaciones tributarias.

La propuesta del Gobierno se dirige a disminuir la tarifa general del impuesto sobre la renta aplicable a las sociedades nacionales y sus asimiladas, los establecimientos permanentes de entidades del exterior y las personas jurídicas extranjeras con o sin residencia en el país, del 33 % hasta 30 % a partir del año gravable 2022.

Renta de las personas naturales

Juan Guillermo Ruiz, abogado y tributarista de la firma de abogados Posse Herrera Ruiz, considera que solo en IVA la mayor carga recaerá sobre las familias de clase media, pero en renta “no se están viendo afectadas”. Para el abogado Ruiz, el objetivo de la reforma en personas naturales tiene un claro objetivo: simplifica el régimen en la depuración de la renta, eliminando la cedulación y por separado se calcula el impuesto aplicable a dividendos, también se eliminan los cálculos de beneficios por aportes a cuentas AFC (ahorro para el fomento de la construcción), fondos voluntarios de pensiones, fondos de vivienda, personas a cargo y a salud y educación.

Los expertos de KPMG en Colombia explican que “asumamos la situación de un colombiano con un salario anual de $57’833.000 ($4’448.692 mensuales / primas) y un ingreso por rendimientos financieros de $53.000, que ha destinado parte de sus ingresos a ahorrar en cuentas AFC o Fondos Voluntarios de Pensión y, adicionalmente, accede a las deducciones permitidas (dependientes económicos, intereses por créditos hipotecarios, etc). Pues bien, bajo el esquema del año gravable 2017, el impuesto a cargo de este contribuyente sería cero, mientras que con las nuevas reglas, su obligación tributaría sería de $27.500”.

La otra semana el proyecto de reforma fiscal empezará a caminar por los recintos del Congreso donde, como siempre, le colgarán todo tipo de beneficios y peluquearán lo que los congresistas consideren no rentable electoralmente. En materia de IVA a la canasta familiar, por lo menos, la bancada del partido al que pertenece el presidente Duque ya manifestó su rechazo.

Fuente: El Espectador