IMPLICACIONES DEL COVID 19 EN EL RÉGIMEN DE PRECIOS DE TRANSFERENCIA

Implicaciones del COVID 19 en el régimen de precios de transferencia

La economía mundial se ha visto afectada por el tema de coyuntura más importante en la actualidad: el Coronavirus (COVID-19), debido a que la pandemia ha puesto a temblar a todas las industrias por el confinamiento y la desaceleración económica. La economía está atravesando un momento de incertidumbre, incluyendo los mercados bursátiles internacionales, que cada vez son más volátiles, en consecuencia, los Grupos Multinacionales (en adelante “GM”) han considerado una recesión económica, lo que impactaría su situación fiscal y, en ese orden de ideas, sus políticas de Precios de Transferencia (en adelante “PT”).

A la fecha de publicación de este documento, el Gobierno colombiano no ha tomado medidas con relación a este régimen, por lo que el presente artículo pretende mencionar algunos efectos con relación a PT ocasionadas por el COVID-19.

Aunque la pandemia no discrimina ningún sector, existen industrias y negocios más sensibles que otros, en especial aquellos que asumen un mayor valor de los costos fijos (p.e. nómina) para su funcionamiento, como es el caso de los manufactureros y prestadores de servicios. En el caso colombiano, la duración del COVID-19 empezará a ser relevante para la toma de decisiones en materia de salubridad, empresarial, financiera y gubernamental, por lo que hay que preguntarse si la autoridad tributaria podrá exigir utilidades a compañías pertenecientes a un GM.

Cabe resaltar, que con la volatilidad en los mercados, se han presentado circunstancias económicas, como la disminución de liquidez (Flujo de caja) de las empresas y la reducción de los ingresos, esto ha generado que por política de Estado, las entidades financieras realicen préstamos para apoyar a sus clientes con tasas de interés preferenciales, periodos de gracia, renegociación de condiciones, entre otros. Por lo que, se deberían tener en cuenta estos beneficios, aplicándolos a operaciones financieras entre entidades relacionadas a raíz del brote de la pandemia y aceptar alivios entre entidades pertenecientes al mimo grupo. Aceptar estas medidas, implica elaborar una defensa de estos ajustes (Defence File) que sea concreta y eficaz para la autoridad tributaria con el fin de demostrar las opciones reales de las operaciones en el mercado.

Así mismo, se deben revisar los distintos riesgos que asumen las compañías colombianas en sus operaciones intragrupo, donde el factor clave será el margen de utilidad que se le debe garantizar a cada una de las partes por la realización de las actividades; y es donde PT juega un papel muy importante, ya que hay que demostrar en los análisis de esta materia las diferentes funciones, riesgos y activos que usan las partes que intervienen en la operación, pues es posible que las diferentes autoridades fiscales en el mundo cuestionen resultados de las operaciones justificadas en el caso de una recesión o desaceleración económica causada por el COVID-19.

En este sentido, las compañías colombianas deben definir y analizar los riesgos asumidos, revisar los contratos firmados y las condiciones de la operación para disminuir en cierto grado el impacto generado por la pandemia.

Finalmente, si alguna compañía atraviesa durante el brote del virus una reducción en sus márgenes operativos, se deben evidenciar las circunstancias, así como los costos y gastos extraordinarios, aumento de la capacidad ociosa, entre otras y tener todos los soportes de dicho resultado. Adicionalmente, también se debe ver el sector en el cual opera, ya que esta situación puede ser un aspecto central y significativo en los análisis de PT, que incluyen ajustes económicos, contables, de mercado, de tasa de cambio, entre otros.